jueves, 24 de abril de 2014

Padres e hijos

 Padres e hijos
-¿Qué Piotr, no se ve nada todavia? -preguntaba, el 20 de mayo de 1859, un señor de unos cuarenta años, saliendo sin sombrero a la puerta de la posada de la posada en el camino de ... ; llevaba un abrigo corto, cubierto de polvo, y pantalones a cuadros. La pregunta iba dirigida a su criado, un joven carrilludo, con bello blanquecino en la barbilla y ojitos mates.
   El criado llevaba un pendiente de turquesa en la oreja, cabellos de color indefinido, untados de pomada; sus ademanes eran corteses. En una palabra, todo revelaba en él a un hombre de la nueva generación. Miró con indiferencia al camino y contestó:
- A lo que parece, no, señor, no se ve nada.
-¿No se ve nada? -repitió el señor.
-Nada -contestó por segunda vez el criado.

dubriel dice:
Así inicia la novela Ivan S. Turgueniev  quien es considerado hoy, un maestro de la prosa realista rusa junto con Tolstoi y Dostoievski.
Según Juan Eduardo Zúñiga describe muy bien la clase de los pequeños propietarios rurales, la lectura de Padres e hijos es muy amena, la recomiendo para lectura de una semana.

viernes, 18 de abril de 2014

Gabo era una fiesta

Salvador Fraustro Crotte
El Universal
A principios de siglo, el colombiano permitió que un grupo de periodistas que integraron la revista “Cambio México”se asomaran a ciertos episodios de su vida grande
El piano del Bar Siqueiros era el centro de atención. Nos acomodábamos a su alrededor, queriendo que no callara. Su silencio sería el presagio del fin, del crudo amanecer.
Una de esas madrugadas, Ángeles Mastretta tomó el micrófono con más pasión de la acostumbrada. La mirada altiva, la ceja alzada, los pasos buenos. Todos tarareábamos la canción que ha hecho suya, suyísima, con una rabia amorosa.
Arráncame la vida, con el último beso de amor
Arráncala, toma mi corazón, arráncame la vida
Y si acaso te hiere el dolor, ha de ser de no verme
Porque al fin tus ojos, me los llevo yo
Hace una década, Gabo cantaba con enjundia, arrugando los ojos, abriendo los brazos. La flor amarilla en la solapa, la mascada al cuello, el bigote destilado. Y esos pantalones zancones que no combinaban con su sonrisa grande.
La canción que pedías, te la vengo a cantar
La llevaba en el alma, la llevaba escondida
Y te la voy a dar
Arráncame la vida...
A un lado, la hermosa Mercedes Barcha sonreía amable, miraba todo. Tenía esa felicidad calma que ilumina todo. Junto a ellos, Carlos Fuentes, Silvia Lemus, Jacobo Zabludovsky, Sara Nerubay, Héctor Aguilar Camín, Magda Rodríguez (dueña del sitio), Manuel Arango, Marie Therese Arango, Pedro Armendáriz...
A unos metros cantaban los que en ese tiempo cantaban más recio (y más bien), los colombianos Roberto Pombo y Juanita Santos.
Un tanto lejos, algunos periodistas que trabajamos en Cambio México, la revista que lanzó e impulsó con vehemencia el Nobel de Literatura 1982, mirábamos y mirábamos el canto feliz de los duques del reino García Barcha.
El canto devino en baile, vueltas, estirones, hielos derretidos. Gabo con Mercedes, Gabo con Juanita, Pombo con Mercedes, Mastretta con Zabludovsky... Ellos danzaban con los ojos impertérritos. La felicidad estaba de fiesta.
Y de pronto él, con sus pasos cortos, avanzó hacia donde un grupo discutía del amor, sobre si el amor existe. Un repaso apurado sobre Las mujeres de Adriano, uno de los libros insignes de Aguilar Camín, había propiciado el debate, las opiniones acerca de los celos, la mala onda, la envidia humana. Hasta que llegó él, sigiloso, con un vibrante whisky en las rocas. Tomó de los hombros a la periodista Mariela Gómez Roquero, miró a los contertulios, serio, muy serio, y azotó una mano en la mesa.
—El amor existe por decreto, ¡porque lo digo yo! —dijo alzando la tremenda voz.
El silencio arropó el espasmo colectivo, durante cinco, quizá diez segundos, una eternidad. Luego brindó, nos mostró los dientes, reímos sueltos. Y se puso a bailar como ave.
El periodista
Todos los lunes, en punto de las 10 de la mañana, García Márquez aparecía en la redacción de la revista. Corrían los meses de su último Cambio, en la calle de Chiapas de la colonia Roma, la que dirigió José Ramón Huerta. La puerta del elevador se abría y ahí estaba él, con esa sonrisa pelona, mirón, travieso.
Gabo nunca supo que los editores de entonces hacíamos una pre-junta para no contar temas menores en su presencia. Él llegaba, se acomodaba en la cabecera de la mesa, escuchaba, hacía muecas, sonreía, observaba y, de vez en vez, soltaba preguntas, daba instrucciones.
—¿Pero cuál es el cuento? Aquí no publicamos noticias, aquí contamos historias —solía decir luego de que algún editor se enredara con los detalles de cierta investigación.
—No hay mejor historia que la que el reportero quiere contar, las que imponemos, siempre quedan mal —decía otras veces.
—Escríbelo como me lo contaste, pero en orden —me comentó en varias ocasiones.
Cuando deliberábamos sobre alguna portada, opinaba: “Hay que exponerlo con fuerza, con contundencia... Si nos equivocamos, nadie la va recordar, pero si acertamos, nadie la va olvidar”. Y aparecía en su rostro aquella sonrisa malvada.
A Gabo le gustaba conocer la vida privada de los políticos. Pasó días indagando en círculos políticos, periodísticos y empresariales si era verdad que Marta Sahagún le había dado toloache a Vicente Fox, para enamorarlo, y una vez, en una fiesta, me dijo que quería que publicáramos en la revista los hallazgos sobre el tema. Pero lo reconsideró luego de media hora de darle vueltas al asunto: “Mejor no, que no quede en el periodismo, que quede en una novela”.
Fox y Marta lo intrigaban especialmente, quería entender sus motivaciones. La pareja presidencial de principios de siglo y otros actores políticos de la época le interesaban, quería saber por qué actuaban como actuaban. Ahí supe que la vena investigadora del novelista es muy parecida a la del reportero. Él tenía ambas cualidades extraordinariamente desarrolladas.
Con los políticos
Unos minutos antes de entrevistar a Andrés Manuel López Obrador, Gabo me dijo que él haría el papel de “policía bueno” y yo actuaría como el “policía malo”.
—Tú le haces las preguntas fuertes, y cuando se enoje entro yo, a hablar de poesía, de Carlos Pellicer, del trópico, del gusto que tenemos los caribeños por la siesta.
Y así fue, el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal habló de manera fluida durante más de una hora, revelándonos, por ejemplo, cómo era la naturaleza de su relación con Carlos Slim. El tabasqueño también contó que gustaba de dormir la siesta y mostró sin freno su cariño por la familia Pellicer.
En otra ocasión tuve la oportunidad de acompañar a García Márquez al despacho de Santiago Creel, entonces secretario de Gobernación. A la reunión acudieron también los periodistas Roberto Pombo y David Aponte. El panista y el escritor se enfrascaron en una larga conversación sobre cine, y acerca del apoyo que el gobierno federal debería dar al séptimo arte. Poco a poco el tenso político se fue “ablandando” y, entonces, sólo entonces, los demás entramos a la escena. El general tenía su táctica, y funcionaba.
Varios meses después, durante la fiesta de lanzamiento de la segunda época de la revista Cambio México, Gabo me asignó la misión de permanecer en la entrada del salón para recibir a los políticos y conducirlos a su mesa.
Cerca de la media noche llegó un funcionario que lucía aturdido, y a quien acompañé hasta el escritor.
—Gabo, aquí está Felipe Calderón, secretario de Energía —dije.
—Ah, qué gusto, me han dicho que usted es un hombre con mucha energía —bromeó el colombiano.
El michoacano rió, se miró los zapatos, y no supo o no quiso prolongar la conversación. “Mucho gusto, mucho gusto”, comentó, y se fue a conversar con politólogos y editores de revistas de negocios.
Aquella noche Gabo lucía luminoso, con la sonrisa más plena que me tocó ver en esos años en los que permitió que nos asomáramos a su vida grande. Con Mercedes a su diestra, como siempre.
Durante la celebración hubo conversaciones sobre la vida, el periodismo, el amor, la política... Y el escritor más querido del mundo brindaba enseñando los dientes.
Y es que Gabo era un fiesta.

jueves, 17 de abril de 2014

Gabriel García Márquez

dubriel dice:
Hoy en la mañana decidí releer la novela Cien años de soledad y avancé unas cuantas páginas. Por la tarde mi sobrino Hideki llegó adonde estaba platicando con mi hermano Rogelio  y nos dio la triste noticia; Gabriel García Márquez ha muerto. Un mensaje a mi cel de Yaser, mi hijo, lo confirmó; "Jefe, ya se murió Gabo".
En 1974 fue cuando conocí la obra de García Márquez, Cien años de Soledad y desde entonces se convirtió en uno de mis autores favoritos.
Hoy siento mucha tristeza al saber que se ha ido.

lunes, 7 de abril de 2014

Inauguración de los concursos del Sector tres

En la EST No. 45 de Sta María Coronango se realizó la inauguración de los concursos de sector.



 Posterior a la inauguración se llevó a cabo una reunión de inspectores y coordinadores técnico pedagógicos con el José Luis Amaro Cano, director de escuelas secundarias técnicas.

sábado, 5 de abril de 2014

Se fueron de pinta



Investiga SEP desaparición de dos menores en escuela primaria federal Miguel Negrete
por Aldo Miguel



La Secretaría de Educación Pública (SEP) ya está llevando a cabo las investigaciones correspondientes para conocer las razones por las cuales desaparecieron dos niños de la escuela primaria federal Miguel Negrete, ubicada en la avenida del Trabajo de la colonia Covadonga.



Así lo informó Patricia Vázquez del Mercado Herrera, subsecretaria de Educación Básica y Media Superior, quien advirtió que habrá sanciones para aquellos docentes que no cumplieron con su trabajo de vigilar la puerta de la institución, de la cual salieron a la hora del receso estos dos menores de edad llamados Miguel Aguilar y Kevin Corona.



"Nosotros como Secretaría de Educación Pública ya estamos iniciando las investigaciones sobre las razones por las cuales los niños pudieron salir de la escuela y no hubo la vigilancia. En todos los recesos escolares, siempre hay un docente responsable de cuidar la puerta, entonces estamos averiguando qué fue lo que sucedió", dijo.



A través de un comunicado de prensa que emitió la SEP ayer en la tarde, se dio a conocer que ya se inició un proceso administrativo en contra del director de la institución, José Pablo Lima, debido a que no tomó las medidas de prevención y seguridad necesarias en el patio escolar; así como en contra del profesor Fernando Justo Osorio, quien no se percató de que los alumnos extraviados no habían regresado al aula una vez concluido el receso.



Del Mercado Herrera explicó que la dependencia a la que pertenece ya está trabajando de la mando con la Procuraduría General de Justicia (PGJ) para llevar a cabo las investigaciones correspondientes, incluso comentó que inmediatamente después de conocer el caso se pidió que se activara la alerta Amber.



"Ya pedí a la Dirección de Asuntos Jurídicos de todos los niveles correspondientes las primarias que revisaran qué fue lo que pasó. Lo segundo que corresponde es dependiendo la averiguación que se haga levantar las actas administrativas correspondientes a quien haya tenido el descuido", dijo.

dubriel dice:


Afortunadamente los niños ya fueron encontrados en Tenancingo del vecino estado de Tlaxcala. Las sanciones serán ahora para los profesores de la escuela -según declaró Patricia Vázquez del Mercado, subsecretaria de educación media y superior y encargada del despacho de la de básica.

lunes, 6 de julio de 2009

Pollitos en fuga


Entre los recuerdos estudiantiles de la primaria y la secundaria ocupan un lugar preferente los dias de salirse de la escuela.
"Pintar venado", "irse de pinta", "salarse", "no entrar", son algunas de las frases usadas para indicar que uno aparentaba ir a la escuela pero en realidad, se iba a otra parte.
Aún recuerdo cuando me "fui de pinta", una semana completita, a leer comics trepado en un jazmín de verde follaje.
La tunda que me dio mi padre también es memorable.

viernes, 4 de abril de 2014

Inauguración de obras en la EST 90

Para culminar la semana acudimos a la EST 90 ubicada en Amozoc a la inauguración de espacios educativos como son la caseta de vigilancia, el adoquinado de un patio, la construcción de jardineras y el mantenimiento del laboratorio de ciencias.
Un gran acierto del profesor Cándido Peña quien junto con el Comité de la APF han logrado mejorar el espacio educativo.
 Cándido Peña, director de la escuela; Pedro Mauro Huerta, inspector de la zona 07; Dubriel García, coordinador técnico pedagógico; Regidora de educación del municipio y la presidenta de la APF, en el momento de cortar el listón que simboliza la inauguración de las obras.
 


jueves, 3 de abril de 2014

Interpretación del Himno Nacional Mexicano


Las escuelas finalistas fueron cinco, la EST No 65 ubicada en Xilotzingo, la EST No. 19 ubicada en Cuautlancingo, la EST No. 3 situada en Atlixco, La EST No. 76 de Tecamachalco y la EST No. 86 en Tehuacán.

ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA No 86

 Autoridades que presidieron el evento en la EST No 86















Cuadro de honor del alumnado en la EST No 86




ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA No 76
Alumnas de la EST No. 76








SECUNDARIA TÉCNICA No. 65
 
Ruperto Tellez, subdirector de la EST No. 65

Cándido, secretario de trabajo y conflictos de técnicas; José Luis Amaro, director de secundarias técnicas y Jesús Herrera, director de la EST No 65
 

Pedro Cuevas, Angel Altieri y Gerardo Cristales Montero profesor de artes de la EST 65

ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA No 19

Alumnado de la EST No. 19

Disciplina y orden caracterizaron la demostración de los alumnos en el certamen del Himno Nacional
Guadalupe Marin, José Luis Amaro, C. Presidente del Comité de la APF y otras autoridades escucharon la entonación del Himno Nacional Mexicano.