domingo, 30 de noviembre de 2014

El MIL avanza

El Modelo Integral de Lectura avanza en las escuelas secundarias técnicas del Estado de Puebla.
Este modelo de lectura consiste en el desarrollo de las siguientes actividades:

1.Lectura modelada.
2. Lectura en voz alta
3. Lectura en binas.
4. Lectura en silencio.
5. Desarrollo de habilidades de conprensión y
6. Uso de organizadores gráficos

los profesores constatan como avanzan los alumnos en su lectura dependiendo de la frecuencia en que realizan las actividades.

 Directivos de las zonas escolares de Ciudad Serdán. Zaragoza y Zacapoaxtla de escuelas secundarias técnicas durante la asesoría del Proyecto MIL.


La profesora Lorena Bárcenas y sus alumnos durante una práctica de lectura siguiendo la metodología del proyecto MIL en la EST 46 de Tlacotepec de Benito Juárez Puebla.


viernes, 28 de noviembre de 2014

Mi maestro de Historia de México

dubriel dice:

A principios de la década de los setenta, por la mañana, trabajaba como maestro rural en una primaria de la zona de Pahuatlán Puebla y, por las tardes, estudiaba la prepa en la escuela Preparatoria No. 2 de la Universidad Autónoma de Hidalgo. yo vivía en Tulancingo Hidalgo.
La Prepa dos, como se conocía la escuela, era vespertina y al principio funcionaba en un edificio del centro de la ciudad que era prestado. Poco despuès empezó a funcionar en una escuela secundaria en la periferia de la ciudad. Su plan de estudios era de tres años, lo que para ese entonces, era una novedad ya que  la mayoría de prepas funcionaba con planes de dos años.
Cada profesor era muy peculiar en su forma de enseñar. La profesora Mazotti de química, eran dos hermanas pero clases sólo me dio una, nos platicaba de la Universidad Nacional Autónoma de México y era muy paciente, narraba la química, de tal suerte, que nosotros veíamos el desplazamiento de los átomos. Matemáticas nos daba el profesor Rosete, quien había sido alumno de José Ma. Sánchez Meza en la Normal Superior de México, tenía un método que consistía en concursar cada día y por lo tanto no queriamos faltar, aprendimos mucho. Historia de México nos daba otro profesor que dividía al grupo en dos bandos; uno defendía a Benito Juárez y el otro lo atacaba. Así aprendí historia, debatiendo la lucha de liberales contra conservadores.
Como la prepa no tenía edificio y enfrente había un terreno de cultivo, un dia el profesor de Historia nos indujo a invadir el terreno para exigir al municipio que lo expropiara o lo comprara y nos construyera nuestra escuela. Asi lo hicimos, como delincuentes dicen hoy, nos apoderamos de lo ajeno.
Por eso recuerdo a mi profesor de Historia de México, un profesor joven, delgado y ya calvo.
Ese que fue mi maestro que me enseñó a desafiar la Ley, hoy lo he visto en la tele. Luce cansado.
El profesor, nos envia un mensaje: hay que cumplir la Ley.
 Que si sales a la calle y no te comportas te acusa de terrorismo y te manda a una prisión de  máxima seguridad.
Ese profesor se llamaba Jesús Murillo Karam, hoy procurador general de la República.
Pienso que, si en ese entonces hubieran aplicado su concepto de "cumplir la Ley", él y nosotros los alumnos, seguiríamos presos en Nayarit o en la prisión del Altiplano.


jueves, 13 de noviembre de 2014

En memoria de Julio César Mondragón


Quiero hacer llegar a la viuda de Julio Cesar Mondragon este saludo dolido y profundo. Quiero que sepa que estara siempre en el corazon mio como en el de tantisima gente. Con todo mi respeto quiero enviarle aqui este poema que escribi para leer en un acto de Diosa de Muertos en Londres Inglaterra y que dedico a ella y a su hijita especialmente. Espero que por este conducto llegue a ellas:
AYOTZINAPA
(A Marisa, viuda de Julio Cesar Mondragon y a su hijita Melissa Sayuri)
Mama, Tata
Uno mis manos,
Mi corazón entre mis palmas
Llora el llanto de su dolor.
Sus hijos soles tiernos
Preparaban sus mentes
Para un futuro mejor,
Futuro que no puede ser promesa
En este mundo donde reina la barbarie
Y el horror.
Son los cuerpos de sus hijos
Los que yacen en esos hoyos
‘nauseabundos, fétidos, podridos’
Como los describe la prensa?
Como reconocer el amor
Que ustedes vertieron,
Mama, Tata,
En esos cuerpos calcinados?
En el sitio donde estoy me hinco,
Cierro mis ojos e intento imaginar,
Desde aquí, inútil yo…
Me transporto con el ojo de mi mente
Enciendo una vela,
Dudosa
Pido luz para mi país,
Para mi tierra,
Intento comprender
Quienes son los gobernantes
Concluyo que los verdugos mandan.
Quisiera ofrecerles hoy
Un poema de esperanza,
Pero pecaría de tonta,
De ilusa y loca…
Están desatados los dioses
Sedientos de sangre y fuego.
Como borrar de la historia
Al muchacho desollado
Cuya última acción valiente
Fue la de escupir al rostro
Del soldado que lo llevó?
Laberintos de espejos
Paramo de mentiras
Detrás de las mascaras
De cada político
Más mascaras,
Seres sin cara…
Republica organizada
Para engañar y confundir.
Nadie ya a quien acudir!
Mama, Tata testigos
Del horror institucional.
Grita el viento entre cada rama,
En las cañadas y los caminos
“Donde están, donde están,
Ay! Donde están mis hijos?!
Fosas abiertas
Tumbas descubiertas,
Hasta aquella bajo el templo
De la Serpiente Emplumada
Erigida sobre los cuerpos
De más de cien guerreros
Sacrificados…
Excavación tras excavación
Tierra roja, ensangrentada.
Lo que se ha ido descubriendo
Es la verdadera cara
Del devorador de corazones,
Del verdugo de niños
Del que exige sacrificios.
Levántate Tlacaelel!
Levántate Cuauhtémoc!
Levántate Cuitlahuac!
Levántate Xitlalmina!
Levántate Coyalzauhqui
Levántate Zihuacoatl
Madre de mil guerreros!
Levántense todos nuestros ancestros!
Y díganos donde están
Donde están nuestros hijos?!

lunes, 10 de noviembre de 2014

Los reinos


Características de los seres vivos

¿Qué hizo el ejército?

Nuevamente el horror en nuestra historia / Víctor Flores Olea

lun, 10 nov 2014 09:06
(...) Creo que el senador Alejandro Encinas acierta al formular una pregunta clave: no se ha explicado por qué razón el Presidente Municipal de Iguala ordenó la matanza. ¿Simplemente para que los estudiantes recién llegados de Chilpancingo no estorbaran el remate “glorioso” del día del informe de su esposa en el DIF? Sí, por supuesto, es una historia de locos contada por un loco. Como toda esta aterradora historia.


(...) Algunos de los testigos-declarantes manifiestan que en ese lugar mataron a un sinnúmero de estudiantes, pero los que llegaron ya muertos, ¿quienes los mataron? ¿Los policías de Iguala y Cocula? Y el ejército, que estaba muy cerca del lugar de los asesinatos, detenciones y secuestros ¿qué hizo en aquel momento? ¿Por qué no intervino para frenar la arbitrariedad? Algún funcionario ha dicho que sin instrucciones precisas no interviene el ejército: ¿no había ningún responsable que pudiera frenar ese espanto? Que conocía el ejército lo que estaba ocurriendo, digamos a unos cuantos metros de su posición, ha sido manifestado por personas que le pidieron ayuda para transportar heridos a los hospitales de Iguala, habiendo recibido una rotunda negativa de esos mismos militares. ¿Esto no es material de investigación? ¿Qué papel jugó el ejército en estos acontecimientos? ¿Simplemente se abstuvo o fue participativo? Estas preguntas esperan una respuesta plena.


Cómo argumentar

Cómo argumentar

¿Qué es argumentar? Es una práctica que consiste en dar una serie de afirmaciones para apoyar otra afirmación. Aquí te presentamos algunas actividades.

Afirmaciones que apoyan afirmaciones

argumentar2_1.JPG
Vamos a trabajar con una primera definición: argumentar es una práctica que consiste en dar una serie de afirmaciones para apoyar otra afirmación, cuya aceptación genera ciertas dudas. Tales dudas pueden ser de quien argumenta o también, ajenas. Por estas razones, esta práctica supone, en ocasiones, la existencia de un contexto de discusión o diálogo argumentativo. Es decir, al argumentar, intentamos resolver nuestros conflictos de opinión.

Así, cuando argumentamos intentamos producir convencimiento en quien nos escucha, esto es, que acepte la afirmación sobre la que se argumenta. Fundamentalmente, argumentamos para solucionar nuestras disputas por medios racionales. Es cierto que, en el transcurso de una discusión, los participantes tratan de imponer su posición. Sin embargo, tal imposición no puede darse a cualquier costo y, sobre todo, no debe imponerse la fuerza. Se imponen sólo aquellas afirmaciones que resulten aceptables luego de haber sido sometidas a una discusión.


sábado, 8 de noviembre de 2014

Cuento de Marina Colassanti

En noches de luna llena
Marina Colassanti


Graphics
Hubo un tiempo en que la Luna era sólo llena, siempre redonda, visible, igual. Y en ese tiempo hubo una noche en que, avanzando en el cielo, ella se vio de repente reflejada allá abajo, en el agua tranquila de un pozo. Se encontró tan linda, que no importando la distancia, se quiso ver más de cerca. Y desviándose de su camino, se aproximó, se recargó en el borde de la oscuridad, se agachó más, hasta que... ¡¡¡Tchibum!!! Sin saber cómo, se cayó al fondo.
 
La noche se hizo negra como nunca. Callaron los sapos, enmudecieron los grillos. Prisionera por primera vez, la Luna fue obligada a esperar la llegada del día.
 
Y así, presa entre las paredes limosas del pozo, un pastor la sorprendió cuando llegó a la mañana siguiente para dar de beber a sus ovejas. Al principio no pudo creerlo. Miró hacia el cielo, buscó entre las nubes. Solamente brillaba el sol. Volvió a mirar hacia abajo. No había engaño posible. Redonda y blanca, la Luna parecía una boya en el agua, como una yema en la clara.
 
¿Qué hacer para sacarla de ahí? Despacio, cuidando de no atinarle, el pastor bajó la cubeta. Esperó a que llegara al fondo, después la balanceó ligeramente y comenzó a jalar la cuerda. Intentaba pescar a la Luna. Pero la cubeta era pequeña, el asa se atoraba, y la Luna, mojada, escurría como un pez. Veces y más veces intentó el pastor, sin resultado. Cuanto más insistía, más nervioso se quedaba. Y entre más nervios, más difícil se ponía la pesca.
 
Por fin, desconsolado, se sentó. Alrededor, las ovejas pastaban, ajenas a su esfuerzo. El sol ya había avanzado mucho. Cuando la tarde llegase a su fin, no se podría hacer más pero era necesario liberar a la Luna para que iluminase la noche.
 
Entonces, como si la hubiese sacado de su bolsa, tuvo la idea más simple.
 
Rodeó el pozo con los brazos, respiró hondo, y jaló con tanta fuerza que, de un jalón, consiguió ponerlo boca abajo. Se derramó toda el agua, oscura como un río. Y en medio del agua, estaba la Luna rodando por el pasto.
 
Rodó y rodó hasta que se detuvo frente al hocico de una oveja, que viéndola tan blanca y lisa, la engulló de una sola vez.
 
En vano el pastor sacudió a la oveja, en vano la levantó de las patas traseras para obligarla a vomitar a la Luna. Lo que había engullido, engullido guardó. El pastor no tuvo otro remedio que juntar su rebaño y volver al redil.
 
Sin embargo, en la noche, atrancada la puerta, apagado el farol, el pastor se dio cuenta de que el redil continuaba iluminado. Era la oveja comelona que brillaba, con la luz de la barriga traspasando piel y lana.
 
Ladraba el perro, se agitaban las otras ovejas. Nadie iba a poder dormir con aquella luz. El pastor agarró a la oveja, se la echó a la espalda, y se la llevó a otro lugar. Y después de arrojarla a la paja, regresó, atrancando la puerta del redil finalmente oscuro. Con el silencio, se dispuso a dormir.
 
Todos dormían profundamente cuando el lobo, que vagaba en la noche en busca de comida, pasó cerca de ahí. Notando una luz donde siempre había visto oscuridad, se aproximó rápidamente. Se agazapó tras un árbol, se deslizó por atrás de un arbusto y casi se arrastró hasta encontrar a aquella oveja, más blanca que cualquier otra, que dormía indefensa. Y de un salto, antes de que pudiese despertarla, la devoró.
 
Ahora, con la oveja y la Luna en la barriga, era el lobo el que brillaba. Pero sin saberlo, seguro de que se confundía en la oscuridad, continuó sus andanzas. Y andando, se aproximó a una aldea.
 
Más que el aullido, fue la extraña claridad lo que alertó al cazador. Hacía tiempo que recorría los bosques detrás de ese asesino de rebaños. He aquí que ahora lo tenía a su alcance. Levantó el fusil. Por más que se agazapase el enlunado lobo era un blanco fácil. De nada le sirvieron el tronco de árbol y las ramas de arbusto. Bastó un tiro, y ya estaba muerto y estirado.
 
La luminosa piel fue un mejor trofeo de lo que el cazador había esperado. Pero, en cuanto rasgó la barriga del lobo con su cuchillo, se apagó la piel. La luna, una vez más, rodó blanca sobre el pasto.
 
Blanca, redonda y húmeda, fue fácil para el cazador confundirla con un queso. Y anticipando la alegría de las cuatro hijas que dormían en casa, la guardó en su morral.
 
Clareaba la mañana cuando el cazador depositó la Luna sobre la mesa de la cocina. Hirvió la leche, partió el pan. Las niñas, todavía de camisola, esperaban. Entonces, él tomó el cuchillo y cortó a la Luna en cuatro pedazos, de acuerdo con el tamaño y el hambre de cada una. La mayor ganó el pedazo más grande; el otro fue para la segunda; otra más chica tomó el tercero y la hija más pequeña, se quedó solamente con una tajadita delgada.
 
Se comieron todo. No quedó nada en los platos. Y con sus pedazos de Luna en la barriga bajo sus camisolas blancas, se fueron a jugar al lado de la casa.
 
Aquel día jugaron, volvieron a jugar al día siguiente. No sabían que la Noche, cansada de la oscuridad, había decidido llevarse de regreso a la Luna.
 
Al tercer día, las niñas saltaban la cuerda en el pasto, cuando un águila blanca fue descendiendo en círculos desde lo alto. Una veloz bajada, las garras clavadas en la ropa de la mayor, y allá se la lleva hacia el cielo. Luego, bajó una cigüeña blanca y agitando sus grandes alas, agarró a la segunda con el pico, subiendo con ella hacia el azul. Descendió una gaviota blanca para buscar a la tercera. Y una paloma blanca se llevó cargando a la más chiquita.
 
El águila voló, voló, voló. La cigüeña voló, voló, voló. Y voló la gaviota. Y la paloma voló. Hasta que llegaron al gran manto de la noche, donde, abriendo garras y picos, depositaron a las hermanas.
 
Allí viven ellas hasta hoy, turnándose para iluminar la oscuridad. Hay noches en que la mayor se queda despierta, mientras duermen las otras. Hay noches en que la pequeña está en vigilancia, o la de enmedio. Y hasta existen noches en que todas duermen abrazadas, y la única luz visible es la de las estrellas. Pero las noches más bonitas son aquellas en que las cuatro se quedan despiertas, y como en aquel lejano día, juegan a la ronda, girando y tomadas de la mano en el cielo. Es cuando, mirando desde aquí abajo, vemos a la Luna completa, redonda, llena. Como era antiguamente.
Graphics

Razonamiento matemático



¿Qúe es el ébola?

De lapicero mágico

 

sábado, 8 de noviembre de 2014

Miedos infantiles y Literatura

   Un tema muy interesante para trabajar con los niños y niñas, y del que hay una gran cantidad de recursos, artículos y bibliografía. Recopilo aquí todo aquello que nos pueda ayudar a conocer mejor el tema para poder trabajar con nuestro alumnado.

   Para empezar, un libro de José Antonio Marina, que merece la pena leer. Contiene un librito con actividades para hacer con los niñ@s. Enlazo el libro con la web del autor:

Congreso latinoamericano

Organiza el INEE Segundo Congreso Latinoamericano de Medición
y Evaluación Educacional (colmee), en la ciudad de México

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) llevará a cabo el Segundo Congreso Latinoamericano de Medición y Evaluación Educacional (colmee), en la ciudad de México del 12 al 14 de marzo de 2015.
 
Tendrá como tema central la evaluación de docentes y directivos escolares, está orientado a profesionales de diversas disciplinas que deseen profundizar en sus conocimientos sobre medición y evaluación educacional; además de conocer, reflexionar y debatir acerca de las experiencias y hallazgos en torno a estas temáticas, en algunos países de América Latina.


Los ejes temáticos serán:
  • Modelos y políticas de evaluación de docentes y directivos escolares.
  • Innovaciones en evaluación y medición del desempeño docente y directivo.
  • Requerimientos e implicaciones para el desarrollo de las evaluaciones. 
  • Uso e impacto de los resultados de las evaluaciones de docentes y directivos.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Intenta suicidarse

Menor intenta suicidarse tras reprimenda en la escuela

VILLAHERMOSA, Tab., (apro).- Un adolescente intentó suicidarse este miércoles con veneno luego de que la prefecta de la Secundaria Técnica del poblado C-29 del municipio de Cárdenas, Fabiola Bolainas Amézquita, lo reprendió, lo llamó “drogadicto” y le dijo que era un “niño problema”.
Andrix ‘N’ ahora se encuentra grave en el hospital, después de haber ingerido veneno.
Según la versión de la madre, Andrix no entró ayer a clases por lo que la prefecta pidió a sus compañeros de salón que lo detuvieran y al no lograr su cometido ella misma lo hizo.

En el trayecto a su casa, la encargada de cuidar el orden en la secundaria le dijo al menor que ella se encargaría que no “volviera a la escuela”, que es un “niño problema”, y lo tildó de drogadicto, según reportes de la prensa local.
Luego de llevarlo hasta su casa, Andrix entró en una fuerte depresión. Su madre lo dejó sólo un momento y el adolescente aprovechó el momento para ingerir insecticida del que se utiliza en labores del campo, por lo que tuvo que ser ingresado de emergencia en Hospital del Niño de esta capital, donde se encuentra grave.
Padres de familias de la comunidad donde sucedieron los hechos, indignados, se manifestaron en la secundaria técnica, reclamaron airadamente a la prefecta y tuvieron a punto de “lincharla”, pues la responsabilizan que por el mal trato, el menor haya intentado suicidarse y en riesgo de perder la vida

Leer tus textos



dubrieldice: esta aplicación está muy buena, cualquier texto en word o en pdf es leído en voz alta, también sirve en Inglés. Sigue los pasos para instalar la herramienta en tu lap y listo tienes un lector de cualquier tema.

martes, 4 de noviembre de 2014

De camino a Iguala

De camino a Iguala

José de Jesús Rodarte

Dicen que los atraparon como conejos.
— ¿Entonces te vas a ir con ellos?

Yo no le había dicho nada de irme, acababa de llegar luego de cuidar los cañaverales por seis meses y otros tantos en los tamarindos, pero ella lo supo antes que yo mismo apenas le conté de los hombres que buscaban a sus hijos.

Así son las mujeres.

La mía puede saber que tanto lloverá antes de que se arremolinen las nubes en el cielo. Supo que nacería hombre nuestro primer hijo y mujeres las demás.
Se levantaba de madrugada, cubierta de sudor y de silencio, la sentía salir descalza de la casa e iba tras de ella. La miraba mirar las estrellas. Luego se tapaba la cara con sus manos y así se estaba un buen tiempo.
Parecía llorar sin llanto.
Yo no la interrumpía.
Bajaba las manos lentamente hasta su vientre abultado y le ponía nombre.

— Juan… como su padre.

Nos metíamos a la casa, y nos volvíamos a recostar los tres.
Así fue todas las veces con todos los hijos.
Ahora que los hijos son grandes y tiene sus propios hijos se habían terminado aquellas predicciones… pero este día regresaron.

— Traigo una docena de codornices en este costal.-le dije
— Deja tocarte la cara, Juan.

Y ella, mi mujer, me dijo cosas que yo ya sabía, pero me las dijo de un modo que las hacían sonar nuevas.

— A un hijo se le trae como una extensión de uno mismo, como un duplicado de nuestra sangre o un segundo corazón…. ¿verdad?... Y un día se le abraza y se le dice con los ojos “camina, ve tú solo” pero jamás se le abandona.

— Si

— ¿Entonces vas a ayudarlos a buscar?

— Si.

— Los traerán de vuelta… y yo te estaré esperando.

Me colgué el machete y mi morral con bastimento, le vi los ojos a mi mujer… y salí camino a Iguala.